Principales medidas en alquileres dadas por el RD 11/2020, de 31 de marzo.

Principales medidas en alquileres dadas por el RD 11/2020, de 31 de marzo.

Mediante la publicación en el día de ayer del Real Decreto 11/2020, se han introducido medidas temporales de ayuda a los inquilinos en situación de riesgo o vulnerabilidad. Los principales aspectos a tener en cuenta por dicha norma son.

1.SUSPENSIÓN DE LANZAMIENTOS.- Una vez levantados los plazos procesales por el estado de alarma, en los procedimientos de desahucio, cuando la parte arrendataria acredite ante el Juzgado encontrarse en situación de vulnerabilidad social o económica sobrevenida como consecuencia del COVID-19, y que esta le imposibilite encontrar una alternativa habitacional para sí y para las personas con las que conviva, se suspenderán hasta que los servicios sociales competentes adopten medidas oportunas, por un periodo máximo de seis meses desde la entrada en vigor de este real decreto-ley (el 30 de septiembre de 2020).

2.PRÓRROGA EXTRAORDINARIA EN CONTRATOS DE ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA HABITUAL.- En los contratos de arrendamiento en que vaya a finalizar el periodo de prórroga obligatoria y tácita, dentro del plazo establecido entre la entrada en vigor del RD 11/2020 y hasta dos meses desde la finalización del estado de alarma, podrá aplicarse, previa solicitud del arrendatario, una prórroga extraordinaria del plazo del contrato por un periodo máximo de seis meses, durante los cuales se seguirán aplicando los términos y condiciones establecidos para el contrato en vigor. Esta solicitud de prórroga extraordinaria deberá ser aceptada por el arrendador, salvo que se fijen otros términos o condiciones por acuerdo entre las partes.

3.MORATORIA DE DEUDA ARRENDATARIA y AYUDAS.- Se establecen medidas destinadas a procurar la moratoria de la deuda arrendataria para los arrendadores de vivienda habitual en situación de vulnerabilidad económica.

 A.- MORATORIA EN CASO ARRENDADORES GRANDES TENEDORES O EMPRESAS.- Cuando el inquilino se encuentre en situación de vulnerabilidad, y el arrendador sea una empresa, entidad pública de vivienda o un gran tenedor (quien disponga de al menos 10 inmuebles) se deberá negociar con el arrendatario un aplazamiento o condonación total o parcial de la deuda arrendaticia. En caso de no llegar a un acuerdo, el arrendador deberá comunicar al arrendatario en un plazo máximo de 7 días laborables su elección entre dos alternativas. A) Reducción de la cuota de alquiler en un 50% durante el tiempo que dure el estado de alarma, y si no fuera suficiente durante un periodo máximo de 4 meses. B) Una moratoria en el pago de la renta del alquiler que durará el periodo de estado de alarma o un total de 4 mensualidades. Dicha renta se aplazará, a partir de la siguiente mensualidad, mediante el fraccionamiento de las cuotas durante al menos tres años, a partir del momento en el que se supere la situación o a desde la finalización del plazo de los cuatro meses citado, y siempre dentro del plazo a lo largo del cual continúe la vigencia del contrato de arrendamiento o cualquiera de sus prórrogas. La persona arrendataria no tendrá ningún tipo de penalización y las cantidades aplazadas serán devueltas a la persona arrendadora sin intereses.

 B.- MORATORIA O AYUDAS ANTE ARRENDADORES NO GRANDES TENEDORES O EMPRESAS.- En el caso de que el arrendador no sea un fondo público, empresa o gran tenedor, y el arrendatario se encuentre en situación de vulnerabilidad económica, este podrá, en el plazo máximo de 1 mes, solicitar al arrendador el aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la renta, en caso de no haber un acuerdo previo de aplazamiento o condonación de la misma. El arrendador deberá responder en un plazo máximo de 7 días laborables respecto a las condiciones de aplazamiento o fraccionamiento de la deuda. En caso de que el arrendador no aceptara ninguna propuesta, el arrendatario podrá acogerse al programa de ayudas transitorias de financiación.

C.- AYUDAS ECONÓMICAS.- Los arrendatarios en situación de vulnerabilidad económica podrán tener acceso al programa de ayudas  cuando acrediten los siguientes requisitos: 1) Que el arrendatario haya perdido su empleo, esté incluido en un ERTE o haya reducido su jornada laboral por motivo de cuidados. En caso de ser empresario que su unidad familiar en el mes anterior de la solicitud de moratoria, sea inferior con carácter general al 3 veces el IPREM. 2) Que la renta arrendaticia y los gastos y suministros básicos supere el 35% de los ingresos netos de la unidad familiar. Dichas ayudas consisten en: A) Una linea ICO de aval con cobertura de hasta 6 meses de renta, sin gastos ni intereses, a devolver en un plazo de 6 años, prorrogables en casos excepcionales por 4 años más. B) Una ayuda a gestionar por las Comunidades Autónomas de hasta 900 euros al mes y de hasta el 100% de la renta arrendaticia, o del 100% del principal o intereses del préstamo suscrito con el que se haya satisfecho el pago de la renta de la vivienda habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compare

Enter your keyword